Fotografía de producto: cuida tu escaparate

Puede ser que usted haya decidido recientemente iniciar un negocio de venta de productos o servicios. Quizás haya escogido como plataforma para su negocio, por su carácter económico y versátil, la red de internet, crear un e-commerce. Pensando en este tipo de lector hemos desarrollado este artículo hablándoles de una de las herramientas fundamentales para que su negocio tenga éxito: la fotografía de producto. 

Para qué sirve la fotografía de producto

Para aquel que vende a través de internet, la web es su único escaparate y mostrar un producto a cualquier posible cliente es fundamental para convencerlo de su adquisición.

Le invitamos a que se imagine que su negocio, en lugar de encontrarse alojado en un hosting, constara de un local propio situado en una calle transitada por posibles compradores durante todo el día. Suponemos, que al igual que el resto de empresas, usted cuidaría muchísimo su escaparate. Es más, usted cuidaría absolutamente todo el material que pudiera reflejar de algún modo qué es aquello que ofrece y cómo. Esto es debido a que, antes de la compra, esta sería la primera referencia que su cliente potencial tendría acerca de la calidad y estética de sus productos y servicios. Para hacerla destacar por encima de la competencia que podría encontrar a lo largo de la calle, debería mostrarse en las mejores condiciones posibles.

De la misma manera, una fotografía de producto será la primera y principal herramienta que su cliente potencial tendrá al visitar una página web.

Además, una fotografía de producto no sólo servirá para presentar su producto en una página web, sino que es el material básico y necesario para poder publicitarse en folletos, revistas, preparar menús sugerentes, o ¿por qué no?, difundir la existencia de su tienda y lo que ofrece a través de las redes sociales, como Facebook o Twitter (actualmente en el top ten de páginas más visitadas del mundo), o en aplicaciones como Instagram.

Puede llegar a utilizarse “cómo se produce” o modificarse utilizando editores de imagen como Photoshop o Gimp para adaptarse a flyers, banners, anuncios, etc.

Un ejemplo sobre que NO hacer

En cualquiera de los casos, si el “bruto” (la imagen original) no tiene una alta calidad desde el principio, resulta muy difícil conseguir un buen resultado.

Una mala imagen no sólo impedirá que su clientela objetivo decida no comprar sus productos en un momento determinado. Eventualmente, una mala imagen generará una mala visión de su marca, un total desprestigio que impedirá que otros posibles clientes le lleguen (un problema realmente difícil de solucionar).

Aquí expongo 2 ejemplos de los que estamos hablando…

Botas 

En ambos casos observamos problemas básicos de composición y fotografía que nos impiden apreciar el producto y no convencen para su compra.

A partir de todo lo dicho, se deducen una serie de elementos a tener en cuenta a la hora de realizar una buena fotografía de producto, a saber:

  • La fotografía debe invitar a contemplar el artículo.
  • Tiene que ser muy descriptiva y no inducir a errores.
  • Tiene que ser nítida.

Comparemos ahora estas imágenes dadas con un par de imágenes que sí cumplen con estos requisitos:

Alex Clavijo Alex Clavijo carne

 

 Una fotografía invita a contemplar el artículo.

Al pensar en nuestra fotografía debemos pensar en ella como la primera referencia del cliente a nuestro producto. La fotografía nos tiene que atraer e invitar a la persona a seguir viendo los productos. De esta forma, la fotografía ha de intentar disimular los problemas que pueda tener el producto y resaltar sus mejores características, teniendo presente el tipo de cliente al que va dirigido.

Cómo “describe” una fotografía.

Por todo lo dicho con anterioridad, entendemos que una fotografía tiene que ser muy descriptiva. De esta forma, si nuestro producto, por ejemplo, fuera una botella de muy reducido tamaño, debemos asegurarnos de que así se entienda en nuestra fotografía. El cliente no se debe sentir en ningún momento “estafado” o “engañado”. De esta forma, es muy probable, que la operación no represente solo una buena venta, sino un cliente en el futuro. 

A diferencia de como sucedería en una tienda habitual, en un e-commerce el cliente no tiene acceso al objeto que está comprando. Así, el sentido y sensación de “veracidad” en la fotografía resulta especialmente importante para convencerlo de la compra del objeto.

La nitidez y facilidad de ver en una fotografía es indispensable.

Una fotografía de ser nítida y fácil de ver, limpia, clara, no tienen que existir muchos adornos para que el objeto o producto se vea bien. De otro modo puede ocurrir que el entorno nos distraiga de lo que realmente nos interesa que vea la persona.

Esto no quiere decir que no se puede adornar con algo que dé un poquito de profundidad a la foto o escala al objeto, pero el producto y la posibilidad de identificarlo a de verse bien claro.

 

No hemos querido señalar otros elementos a tener en cuenta en este tipo de fotografía (exposición correcta, fondos neutros, centrar el objeto…). Esto es debido a que consideramos que estas son las FORMAS y no las preguntas a realizarse en el momento de realizar la fotografía.

¿Te han gustado estos consejos? Son fruto de la experiencia de nuestros fotógrafos. Si deseas realizar una fotografía de producto, no dudes en contactarnos.

Compartir ORG Eventos y Espectáculos en

No Replies to "Fotografía de producto: cuida tu escaparate"


    Got something to say?

    Some html is OK